William Walker
(Traido a Nicaragua por uno de los partidos en disputa...)
Información General sobre Nicaragua

Tenía apenas treinta y seis años de edad cuando murió. Nacido en Nashville, Tennessee, en 1824, fue educado para abogado. Su padre, un banquero Escocés, ocupó una posición prominente en la sociedad, y gozó del respeto de la comunidad en que vivió. El hijo fue un incorregible. Fracasó como abogado; probó la medicina, y no logró ningún éxito en esa profesión; finalmente, se dedicó al periodismo, y así, en 1851, en el orto de la civilización en las vertientes del Pacífico, se destaca como editor de un periódico en San Francisco.

Parece probable que el inquieto y turbulento espíritu de las gentes con que vivió, formaron las aspiraciones vagas de William Walker. No tenía mucho tiempo en California y estaba haciendo un buen negocio, cuando repentinamente cruzó la frontera, y ocupando ilegalmente terrenos baldíos en el Norte de México, proclamó "una República Independiente de Baja California."

Esta farsa no duró mucho. Hubo agitación entre las autoridades Mexicanas y un remedo de vigilancia entre las tropas de los Estados Unidos; pero la verdad de la cuestión era que la "República Independiente" y sus recién constituidos gobernantes no tenían nada que comer. Walker y su grupo se entregaron a los funcionarios aduaneros de los Estados Unidos, él pasó por una forma de juicio, y fue rápidamente absuelto. En esa época el filibusterismo estaba de moda.

No escarmentado por la experiencia, sino más bien animado por la simpatía que sus no muy gloriosas hazañas le habían acarreado, Walker, dos años después emprendió su segunda refriega filibustera. Los Democráticos de Nicaragua le ofrecieron veinte mil acres de tierras por pelear a su lado contra el partido aristócrata. Una oferta similar llevó a Sir De Lacy Evans a pelear contra los Carlistas en España, al General Guyon a tomar el mando en el ejército Húngaro de independencia, a Lord Cochrane a un puesto de importancia en Sur América; Lafayette y Steuben pelearon por menos en los Estados Unidos, el General Church se satisfizo por menos en Grecia y el Coronel Upton en Rusia. El General Walker puso aún más condiciones en favor de sus hombres, luego fletó su embarcación.

Hace cinco años el Mayo pasado, esa embarcación, el Vesta, estaba en el puerto de San Francisco, con el General Walker y cincuenta y seis hombres a bordo. Estaba embargada. Un funcionario de la polícia estaba en posesión. A la medianoche del Lunes, 4 de Mayo, Walker pidió al funcionario bajar a su camarote a examinar unos papeles. El cándido funcionario accedió. La puerta se cerró y fue informado que estaba prisionero.

"Allí, señor," le dijo Walker con su voz pausada, "hay tabacos y champan; y también, esposas y grillos. Le ruego que escoja."

El Funcionario, un hombre sensato, tomó de lo primero, y estaba en muy alegre estado de ánimo cuando fue puesto a bordo del remolcador que lo llevó de regreso al lugar de sus deberes oficiales.

En el mes de Junio el General Walker llegó a Nicaragua. Los Serviles estaban preparados en masa para resistirlo; Sostuvo una batalla cada tres semanas. La toma de Granada fue inmediatamente seguida por la masacre de Bahía de la Virgen, y la necesaria instalación del General Walker en el poder de Nicaragua.

Walker fue, indudablemente, un hombre dañino, mejor fuera de este mundo que en él. Nunca demostró una habilidad constructiva; sus energías fueron totalmente destructoras. Fue valiente, perseverante y enérgico; pero tuvo muy poca o ninguna previsión, ningún escrúpulo de honor o de conciencia y ni una chispa de piedad humana en su corazón. Sus obras, de la primera a la última, fueron más bien dañinas que saludables para el mundo.

En el curso de un pequeño intervalo se firmó un tratado de paz entre las partes en discordia; un nativo llamado Patricio Rivas fue nombrado Presidente, y Walker, General en Jefe del Ejército. Este fue el momento culminante de la carrera de Walker. Mantenía el verdadero poder en el Gobierno de Nicaragua, siendo Rivas simplemente su instrumento. Tenía una buena ruta del tránsito en total operación, la que le traía centenares de inmigrantes cada mes.

Gran Bretaña y los Estados Unidos, cansados de los fracasados intentos de los Hispanoamericanos para establecer gobiernos estables, estaban ambos dispuestos a reconocerlo y ayudarle. En este país, especialmente, todos estaban a su favor; podría obtener dinero y hombres en cualquier cantidad con sólo pedirlos. Finalmente, hay razón para creer que la mejor gente de Nicaragua estaba fascinada por su brillante éxito, y realmente creía que estaba destinado a ser el regenerador de su patria.

Todo este bello edificio de poder actual y de futuras perspectivas. Walker procedió ahora deliberadamente a destruir. Fusiló a Corral, su antiguo enemigo, jefe de los Serviles - un caballero centroamericano en alta estima - acusándolo de haber conspirado contra el gobierno que juntos habían logrado establecer. Revocó, sin causa alguna, la concesión de la Compañía de Tránsito, y embargó los vapores que pertenecian a ciudadanos Americanos, aislándose él mismo y al país del mundo exterior, y cerrando la puerta a la inmigración. Le hizo la guerra a Costa Rica, y dirigió los asuntos tan mal que sus tropas fueron derrotadas al primer encuentro. Perdió la paciencia con Rivas, lo destituyó y usurpó la Presidencia. Desde ese momento hasta el final de la campaña Nicaragüenses su historia fue una de derrotas, desastres, desengaños y zozobras. Los Nicaragüenses y los Costarricenses se unieron contra él; lo arrojaron de todas partes, y por fin lo acosaron tanto, que si no ha sido por la presencia de una corbeta de guerra Americana, que lo recibió a bordo con sus seguidores, él hubiera perecido allí mismo. Así terminó la segunda expedición filibustera de Walker.

La tercera y cuarta expediciones, ambas dirigidas contra Nicaragua, pueden ser descritas brevemente. Ambas fueron mal aconsejadas y mal planeadas; ambas fracasaron miserablemente; ambas hubieran terminado fatalmente para Walker y sus seguidores si no hubiera sido por la oportuna intervención de barcos de guerra Americanos y Británicos.

El quinto y último asalto filibustero fue originalmente destinado contra las famosas Islas de la Bahía que Gran Bretaña está justamente ahora cediendo a Honduras. Varios residentes Anglosajones de las islas habían expresado su inconformidad en ser devueltos a Honduras; Walker vio la oportunidad de crear un nuevo imperio independiente. Desafortunadamente para él, Honduras previó su juego, y pidió a Gran Bretaña retardara la cesión de las islas. Desengañado en esa forma, Walker navegó por doquiera en la Bahía de Honduras por algunas semanas, Buscando literalmente a quien devorar, y finalmente, para su ruina, cayó sobre Trujillo. Forzado a evacuar este lugar por el buque de guerrra Británico Icarus, fue perseguido hasta ser acorralado por los Hondureños; y rehusando pedir protección ya fuese Británica o Americana, murió la muerte de un soldado a manos de las autoridades Hondureñas. Los detalles de su ejecución se encontrarán en las columnas de noticias.

HONDURAS: LA CAPTURA DE WALKER.

Tenemos los detalles de la captura y muerte de Walker. Después de evacuar Trujillo la noche del 21 al 22 de Agosto, vagó costa abajo y finalmente acampó en la ribera del río Negro. Una carta de Honduras decribe así la secuela:

"El 3 de Septiembre, dos balandras Británicas, llevando cuarenta hombre, llegaron al río, y el Capitán Salmon, del Icarus, acompañado del General Alvarez, del ejército Hondureño, bajó a tierra y caminó hacia la casa en la que el General Walker estaba, y pidió una entrevista con él, la que fue concedida. El Capitán Salmon -un fornido joven oficial Británico, de color rojizo, de modales pomposos y autoritarios -se presentó al General Walker, le Informó que la corbeta de guerra Icarus de Su Majestad estaba anclada frente a la boca del río, y que cerca de ella estaba un barco que tenía a bordo doscientos cincuenta soldados Hondureños, y luego le exigó su su rendición y la de su comando.

" El General Walker, con su característica frialdad y dignidad, que contrastaba bastante con la pomposa seguridad del oficial Británico, preguntó si esa exigencia era hecha por el Capitán Salmon como oficial Británico, y si su rendición sería a las autoridades Británicas.

"A esta pregunta, el Mayor Dolan y el Capitán West, que presenciaban la entrevista, solemnemente afirman que Salmon contestó: "Sí, usted se rinde a mí, como oficial Británico." La pregunta fue repetida por el General Walker, y la misma respuesta fue dada por el Comandante Salmon, quien un tanto jocosa y complacientemente añadió: "Usted puede agradecerme también, que tenga un hueso sano en su cuerpo."

"El General les dijo, entonces, que bajo tales circunstancia él se rendiría.

"Esa noche, cuando todos los hombres dormían, el General Walker y el Coronel Rudler fueron llevados bajo custodia al Icarus.

"El dia 4, el Icarus levó anclas y se dirigió a Trujillo, adonde arribó esa noche. El General Walker y el Coronel Rudler fueron entonces formalmente entregados a las autoridades Hondureñas.

LA MARCHA A LA PRISION.

"La marcha al entrar fue lenta y solemne, Walker, a la cabeza de sus hombres, vestido con mucha sencillez, marchaba, marcando paso al compás del tambor, y era el objeto sobre el cual todos los ojos estaban fijos. Tan pronto como entró a la prisión le fueron puestas pesadas cadenas, y siendo preguntado si necesitaba algo, contestó con una sola palabra: "Agua!"

"Poco después envió por el Capellán del puerto, y testimoniando su fe como Católico Romano, se arrodilló a los pies del sacerdote, enfrente de un pequeño altar, sobre el que la vacilante luz de unas candelas, tenuemente descubrían la imagen del Salvador. Entre otras cosas le dijo al Capellán: "Estoy resignado a morir; mi carrera política está terminada."

LA EJECUCION.

"El 11 de del corriente mes, a las siete de la noche, Walker fue informado de la sentencia de muerte dictada contra él, y su única respuesta al fatal mensaje fue preguntar a qué hora sería ejecutado y si podría tener tiempo de escribir.

"El dia 12 a las ocho de la mañana, el condenado fue llevado al lugar de ejecución. Iba con un crucifijo en la mano, sin mirar a nadie y escuchando los Salmos que el sacerdote entonaba para él. Entró a la plaza, donde, en el lugar de la ejecución, la tropa estaba formada, y allí, lleno de resignación dijo:

"Soy Católico Romano. La guerra que le hice a Honduras, por insinuación de ciertas personas de Roatán, era injusta. Aquellos que me acompañaron no tienen la culpa. Yo soy el único culpable. Le pido perdón al Pueblo. Recibo la muerte con resignación. Desearía que fuera para bien de la humanidad!"

"Murió con extraordinaria serenidad. Sus despojos fueron colocados en un ataúd, y descansan en paz como un perpetuo ejemplo."

OTRA VERSION.

Un Americano escribe desde Trujillo: "El General William Walker fue fusilado el 12 del corriente, a las ocho de la mañana. Mostró siempre la mayor sangre fría, ni siquiera cambió de color cuando caminaba de la prisión a la plaza donde fue ejecutado. Dos soldados con espadas desenvainadas iban delante de él, y tres, con bayonetas caladas, le seguían. En su mano derecha llevaba un sombrero, y en la izquierda un crucifijo.

Antes de tomar asiento en el fatal cauquete pidió al sacerdote que le acompañaba, puesto que él no podría hablar lo suficientemente alto para ser oído, decir al pueblo que le pedia perdón a todo aquel a quien había injuriado en su presente expedición, etc.; lo que es diversamente informado por varias personas.

Luego se sentó; una fila de diez soldados avanzó y disparó inmediatamente. Murió al instante. Los soldados dieron tres vítores y todo estaba terminado. Sus restos han sido decentemente enterrados, con los usuales ritos de la Iglesia. Yo Creo que había un profundo sentimiento de simpatía por su final de parte del pueblo en general, y no parece que haya ningún espíritu de venganza de parte del Gobierno ni de sus funcionarios. Rudler fue condenado a cuatro años de prisión, pero creo que será libertado antes de mucho tiempo." N

E-mail received about this article:

My great-grandfather, Lewis Kimball was among William Walker's group. I have the last letter he wrote while on board ship. For years our family has tried to discover how he was executed and any details about his capture, death and burial. If you have any information I would be very grateful if you would share it so we can put this matter to rest. In his letter Lewis gave permission for his daughter (my grandmother) to be adopted. My grandmother was told that he was executed, but nothing else. Thank you, Ann Kershner. My email address; nannykershner@gmail.com.

Hello again Ann

One question

¿Do you grant authorization to place your e-mail at the bottom of Walker’s article on Nicaragua Actual page?

Yes. You have my permission to put my name at the bottom of Walker's article. Also, there has to be something about the men who were executed with Walker, which includes my great grandfather. Where were they buried, were they executed the same day, is there a list of names of those men? In his last letter Lewis Kimball gave permission for the Bennetts to adopt my grandmother, so he must have thought there was a chance he would die. We know about Walker, but what about the others? I want to add that if anyone knows anything, please contact me as soon as possible. I'm 79 years old, hope for many more years, but one never knows. Ann

E-mail received July 29th. 2010

Hello Pedro. I think I should tell you a little about my great grandfather, Lewis Kimball, or at least what I was told by my father. He was a dentist and apothocary. He joined the Walker expedition after his wife Martha died giving birth to my grandmother. The trip to Honduras was his first trip with Walker. Shortly after leaving America, he wrote a letter stating that William Walker was a bad man, the men with him were crooks. He wanted to come home.
Walker had asked him to go on the trip because of his knowledge of medicine, so his only purpose was to provide the men with medical care. He did not realize what kind of man Walker was until too late and it cost him his life. Dad told us this story so we would learn to stay away from bad people. In his grief, Lewis made a bad decision. Ann
On Wed, Jul 28, 2010 at 4:07 PM, Ann Kershner nannykershner@gmail.com

Comentarios


Síganos en Facebook

Si no eres miembro de Facebook, entonces comenta aquí
Escriba su comentario

Para mayor información escríbanos : Comentarios

Nicaragua Hoy
Regreso a la página principal

Augusto Nicolás Calderón Sandino
Historia de Nicaragua
Félix Rubén García Sarmiento
Acerca de Nicaragua Actual
La moneda de Nicaragua
División Política de Nicaragua
León Santiago de Los Caballeros
Presidentes de Nicaragua desde 1834
Granada, La Gran Sultana
Managua, Capital de Nicaragua
Isla de Ometepe
La celebración de la Gritería en Nicaragua
Rafaela Herrera Sotomayor

Pedro Joaquín Chamorro
Geografía de Nicaragua
Anastasio Somoza Debayle
William Walker
Anastasio Somoza García
Músicos Nicaragüenses